Historia

Estela antropomórfica hallada en Molleda Estela antropomórfica hallada en Molleda

Se cree que el nombre del municipio deriva del latín, Corvum. Haría alusión a las grandes bandadas de cuervos que se refugiaban en las peñas de la ermita de La Consolación. En 1924 se le añade el apelativo “de Asturias” para diferenciarla de otros municipios españ

Se cree que el nombre del municipio deriva del latín, Corvum. Haría alusión a las grandes bandadas de cuervos que se refugiaban en las peñas de la Ermita de La Consolación. En 1924 se le añade el apelativo "de Asturias" para diferenciarla de otros municipios españoles con el mismo nombre.

El territorio pudo ser poblado muy tempranamente, suposición que algunos restos arqueológicos encontrados en el concejo parecen confirmar: hachas, bifaces, lascas, raspadores, ratifican esos asentamientos prehistóricos.

Posteriormente, los ástures, grupo de los luggones y gentilidad de los vincianos, también aparecen en la sucesión de pobladores del área con un castro: Pico Castiello, en Molleda.

De la época romana quedan evidencias toponímicas de asentamientos de villas y restos arqueológicos de gran importancia, como la Estela Antropomorfa de Molleda.

En el siglo X las villas de los alrededores pasaron a integrarse en una sola entidad geográfica denominada "Alfonz de Gauzon".

En el año 1120 d.C. aparecen las primeras referencias escritas sobre Corvera en el Liber Testamentorum, redactado por el obispo Pelayo; donde se documentan las donaciones que la monarquía realizó al obispado de Oviedo.

A comienzos del siglo XVI, Corvera recupera su autonomía. Las Juntas Concejales se reunían en Cancienes, primera capital del concejo, trasladada a mediados del siglo XVII a su actual emplazamiento en Nubledo, centro geográfico del municipio y sede de una de las casas de mayor influencia de la nobleza corverana, la Casa de los Bango.

 

Vista de Corvera en los años cincuenta Vista de Corvera en los años cincuenta

Corvera aparece representada con dos diputados en la Junta General del Principado desde el siglo XV. En 1779 desarrollará sus propias ordenanzas, que durarán hasta finales del siglo XIX. Durante todo este período, se muestra como un concejo predominantemente agrícola. Llega a tener una línea de exportación de productos propios (castañas y maíz) hacia la Bretaña francesa, con denominación de origen como prueba de su sabor y/o calidad.

En esos años destaca la existencia de una ferrería en Trasona, canteras y fábricas de cobre. En la parroquia de Solís funcionaba una cobrería que utilizaba a fines del siglo XVIII carbón de Langreo para reducir el mineral de cobre traído del Perú, al no poder importar el europeo a causa de las guerras Napoleónicas.

Corvera se vio periódicamente asolada por hambrunas a consecuencia de las malas cosechas y de las urgencias institucionales o naturales (guerras, pestes...) de cada momento. Muchos  corveranos emigrarán a América, fundamentalmente hacia Cuba y México, a finales del XIX y principios del siglo XX. En la mitad del siglo XX se produce el gran cambio de Corvera con la implantación de la siderúrgica Ensidesa, hoy Arcelor Mittal, en Trasona. El concejo pasa de ser emigrante a recibir inmigrantes de otras regiones españolas.